.

.

HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

viernes, 19 de marzo de 2010

JEAN-SERGE NERIN


DESDE ESTE BLOG LE ENVIAMOS NUESTRO MAS SENTIDO PÉSAME A LA FAMILIA Y COMPAÑEROS DE ESTE GENDARME FRANCÉS

miércoles, 17 de marzo de 2010

La Guardia Civil incauta otros 1.230 kilogramos de hachís en una zodiac en Jinámar (Gran Canaria)


BIEN, BIEN, MUY BIEN. ESTOS ROMANOS SE LO CURRAN, PERO OJO, QUE ESO PUEDE SIGNIFICAR QUE POR OTRO LADO NOS LAS ESTÁN METIENDO DOBLADA.

Agentes de la Guardia Civil han incautado un total de 1.230 kilogramos de hachís --con un valor en el mercado de 1.8 millones de euros-- a través de los componentes de la Patrullera del Servicio Marítimo de la Benemérita, quienes mediante el dispositivo de vigilancia conjunto con la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA), localizaron una zodiac a 1,8 millas de la playa de Jinámar, en Gran Canaria.

De esta manera, a bordo de la embarcación viajaban dos individuos de origen magrebí, M.F y S.F, detenidos por un Delito contra la Salud Pública (trafico de drogas) ya que transportaban 41 fardos de hachís, material que contabilizó los 1.230 kilogramos retenidos, informó hoy la Guardia Civil en un comunicado.

Por su parte, la embarcación neumática quedó depositada en las instalaciones del Servicio Marítimo en el Puerto de la Luz y de Las Palmas de la capital de la isla, mientras que finalmente, diligencias, detenidos y géneros aprehendidos pasarán a disposición del Juzgado de Guardia de Las Palmas.

Esta cantidad de droga se suma a la localizada durante la jornada de ayer, cuando la Guardia Civil incautó un total de 1.110 kilos de hachís con destino a la isla de Gran Canaria, cuyo valor económico podría haber alcanzado en el mercado aproximadamente 1.534.020 euros.

La actuación se llevó a cabo en la madrugada del día de ayer, cuando componentes de la Patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, en un dispositivo de vigilancia conjunto con la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA), detectaron, del mismo modo que hoy, por medio de cámara térmica y a una milla aproximadamente de la playa de Jinámar, al sureste de la isla, una embarcación tipo zodiac.

martes, 16 de marzo de 2010

Incautan 1.110 kilos de hachís en una zodiac en la playa grancanaria de Jinámar


ESTE BLOG, FELICITA A ESTOS ROMANOS. BUEN TRABAJO

En la madrugada del día de hoy, componentes de la Patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil en un dispositivo de vigilancia conjunto con la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA), detectan por medio de cámara térmica y a una milla aproximadamente de la playa de Jinamar, una embarcación tipo zodiac en las coordenadas 28N 03´43” Y W 015º22´65”.

En la misma viajaban dos individuos, A.N y A.E.H y transportaban 37 fardos de hachís, los que rondaban un peso total de unos 1.010 kilogramos aproximadamente.

Los dos varones, súbditos de origen marroquí, fueron detenidos por un Delito contra la Salud Pública (Trafico de Drogas).

La droga podría haber alcanzado un valor económico en el mercado, de unos 1.534.020 €.

Diligencias, detenidos y géneros aprehendidos pasarán a disposición del Juzgado de Guardia

lunes, 15 de marzo de 2010

Policías critican los 88 millones al cine mientras ellos se pagan el chaleco antibalas


La UFP explicó que hace esta denuncia después de que actores como Willy Toledo hayan acusado en los últimos días de torturas a las Fuerzas de Seguridad. Además, este sindicato policial se quejó de que los artistas hayan reprochado que los agentes detengan a los llamados "manteros", que venden en la calle películas y discos piratas.

En este sentido, la UFP destaca que en los últimos Presupuestos Generales del Estado se contempla una partida de 88 millones de euros para el cine español.

El sindicato asegura que esta cifra contrasta con el hecho de que los policías nacionales se deban pagar de su bolsillo el llamado "kit de seguridad", que cuesta unos 620 euros y que incluye las botas tácticas, que cuestan unos 80 euros; los guantes anticorte, unos 40, y el chaleco antibalas, 500 euros.

Según la UFP, "estos precios son de mercado y baratos, con lo cual a la Administración le costaría bastante menos" que el dinero para el cine, ya que habría que gastar unos 79,9 millones de euros para dotar de estos equipos de seguridad a policías nacionales y guardias civiles.

domingo, 14 de marzo de 2010

ALTA TRAICIÓN, si es verdad



Esta fotografía muestra al inspector de la Policía de Vitoria que el 4 de mayo de 2006 facilitó el chivatazo a la banda terrorista ETA. José María Ballesteros –a cuya imagen ha tenido acceso LA GACETA de fuentes de la seguridad del Estado de toda solvencia– entregó en mano al dueño del bar Faisán, Joseba Elosúa, el teléfono móvil con el que su superior, Enrique Pamiés, le alertó de la operación policial que estaba en marcha contra él y el resto del aparato de extorsión de ETA. Según consta en las investigaciones elaboradas por Carlos G. y su equipo –a las órdenes del juez Baltasar Garzón–, Ballesteros pasó el móvil a Elosúa entre las 11.20 y las 11.25 horas del citado día, información confirmada por el dueño del Faisán en el interrogatorio.

Antes de entregárselo, Ballesteros marcó el número del jefe superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamiés, quien a continuación habló durante más de cinco minutos con Elosúa. En esa llamada, apunta la investigación reflejada en el sumario, el jefe superior vasco alertó al propietario del Faisán –encargado de recoger el dinero de las extorsiones para pasárselo a ETA– de que estaba en marcha una inminente operación dirigida por el juez Fernando Grande-Marlaska.

Cambio de planes

Tras el chivatazo de Pamiés y Ballesteros, los planes de Elosúa cambiaron. El colaborador de ETA abandonó precipitadamente el Faisán ante la sorpresa de los agentes de Policía que vigilaban y esperaban órdenes para iniciar la operación contra él. El dueño del bar cogió su coche acompañado de su yerno, Carmelo Luquin, y arrancó dirección a Francia ante la mirada impasible de los policías de Marlaska, que luego fueron precisamente los que se encargaron de investigar el soplo.

Mientras, el inspector que controlaba la baliza del vehículo de Elosúa, situado en un piso de Irún, escuchaba asombrado la conversación que el colaborador de la banda terrorista tenía con su yerno. “Estamos escuchando cosas muy raras. Elosúa dice que un policía le ha avisado de la operación”, aseguró el agente por teléfono a su jefe, que coordinaba desde San Sebastián el operativo para desmantelar la red de extorsión. ¿Qué le había dicho Elosúa a su yerno para que el inspector se quedara tan asombrado? El dueño del Faisán, a su vez, también había mostrado a su copiloto la sorpresa que le produjo la llamada. “Tiene que ser un madero. No me entra en la cabeza que me haya advertido por teléfono”, le dijo a su interlocutor.

Además de a Pamiés y a Ballesteros, las investigaciones del sumario apuntan al entonces director general de la Policía, Víctor García Hidalgo. Señalan que Pamiés, justo después de hablar con Elosúa, hizo dos llamadas al máximo dirigente del Cuerpo Nacional de Policía, que no cogió el teléfono, ya que en ese momento se encontraba en un acto oficial del Ministerio del Interior. En cuanto terminó el evento, fue el propio García Hidalgo el que devolvió la llamada al jefe superior de Policía del País Vasco. Tanto García Hidalgo como Pamiés y Ballesteros se encuentran en estos momentos imputados por el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Ascenso

Cuatro meses después del día en que se produjo el chivatazo, el 8 de septiembre de 2006, García Hidalgo fue cesado de su cargo. El autor material del soplo, siempre según la investigación, Enrique Pamiés, continúa hoy ejerciendo su tarea desde el mismo cargo que ocupaba entonces, el de jefe superior de la Policía del País Vasco. El inspector que entregó materialmente el teléfono móvil a Elosúa, José María Ballesteros, fue ascendido y hoy es comisario en Bilbao.

FUENTE: Intereconomia.com

Les pongo este comentario de alguien que dice ser policía retirado:

Soy Policía jubilado. Este individuo ha hecho lo que tantos otros de su misma catadura moral, capaces de hacer cualquier cosa con el único propósito de ascender, sea como sea, aunque resulten unos inútiles para el desempeño del cargo. Dicho esto, quiero decirte compañero que, si es cierta la noticia como así parece, te considero UN COLABORADOR DE LA BANDA TERRORISTA QUE TANTOS COMPAÑEROS HA MASACRADO, aunque imagino que eso te da igual. Cuando estés en tu despacho de JEFE, del que procurarás no salir mucho, y tengas que recibir a los subordinados, ¿les mirarás a los ojos? ¿pondrás semblante digno y de JEFE?
Después de haber estado quince años destinado en vascongadas y haber enterrado a muchos compañeros, me permito decirte: BASURA, TRAIDOR Y TERRORISTA ASESINO. Disfruta del cargo mientras te dejen, pero no olvides que quienes te han pagado son más inteligentes que tú.



jueves, 11 de marzo de 2010

Luis Roldán obtendrá la libertad definitiva el Día del Padre


El ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán, condenado a 31 años de prisión por cohecho, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos, estafa y delito contra la Hacienda Pública, obtendrá la libertad definitiva el próximo viernes 19.

Así lo han informado fuentes penitenciarias, que han señalado que Roldán firmará ese día su liquidación de condena y no tendrá que volver a pernoctar en el Centro de Inserción Social (CIS) Las Trece Rosas, de Zaragoza, adonde ha acudido cada noche -exceptuando los permisos de los que ha disfrutado- desde que en 2005 le fuera concedido el segundo grado penitenciario.

El primer civil al frente del instituto armado vio truncada su carrera política a finales de 1993, cuando Diario 16 publicó varias informaciones sobre el incremento de su patrimonio, obtenido gracias a las comisiones cobradas por la adjudicación "a dedo" de obras en los cuarteles de la Guardia Civil, que le reportaron unos 1.700 millones de pesetas (más de diez millones de euros).

Roldán se dio a la fuga el 26 de abril de 1994 y permaneció desaparecido durante diez meses, hasta que fue detenido el 27 de febrero de 1995 en el aeropuerto de Bangkok (Tailandia).

A su llegada a España, ingresó en la cárcel de mujeres de Brieva (Ávila), en un módulo especial donde estuvo aislado y custodiado por la Policía, para lo que Prisiones tuvo que pedir un permiso extraordinario al Congreso de los Diputados, ya que la Ley Penitenciaria prohíbe la presencia de fuerza pública armada en el interior de los centros, salvo en caso de disturbios.

El 26 de febrero de 1998, la Audiencia Provincial de Madrid le condenó a 28 años de prisión, pena que el Tribunal Supremo aumentó a 31 años en una sentencia notificada el 21 de diciembre de 1999.

Para entonces, además, Roldán había sido también condenado por el llamado "caso Urralburu" por la Audiencia de Navarra, que el 7 de septiembre de 1998 le impuso una pena de tres años de cárcel.

Durante su estancia en la prisión abulense, Roldán presentó varios recursos, solicitó la refundición de sus condenas -que quedaron establecidas en 20 años- y pidió que se le aplicara el Código Penal de 1995 -él había sido condenado por el de 1973-, ya que el nuevo texto establecía penas más leves para los delitos de los que se le consideró culpable.

Así, en 2000 comenzó a aplicársele el nuevo Código Penal, pero hasta entonces siguió beneficiándose de las redenciones por estudios y otras actividades previstas en el antiguo, por lo que los cinco años que había pasado en prisión hasta esa fecha computaron como diez.

Segundo grado y traslado a Zaragoza Entre el año 2000 y la actualidad no ha redimido un solo día, pero sí comenzó a disfrutar de permisos, concedidos siempre por las Audiencias Provinciales -primero la de Ávila y luego la de Madrid- después de que tanto la prisión como el juez de vigilancia penitenciaria se los denegaran.

La Justicia también rechazó concederle el tercer grado penitenciario, ya que una ley aprobada en 2003 prohíbe que lo disfruten los condenados por delitos económicos que no hayan satisfecho la responsabilidad civil, y Roldán no ha devuelto el dinero que obtuvo ilícitamente ni ha pagado la multa de más de nueve millones de euros que también se le impuso.

Sin embargo, el 15 de abril de 2005, y en atención a su buena conducta y a los informes médicos que aconsejaban su integración en una actividad laboral, la Audiencia madrileña le concedió el segundo grado con la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento General Penitenciario, que permite adoptar "un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos" de cada grado.

Así, Roldán fue trasladado hace cinco años a su ciudad natal, Zaragoza, donde durante el día trabajaba en una agencia de seguros y por la noche dormía en el CIS Las Trece Rosas, adonde el próximo día 19 acudirá por última vez para cumplir el trámite de firmar la liquidación de condena y convertirse en un hombre libre.

martes, 9 de marzo de 2010

La Royal Navy acosa y amenaza de nuevo a la Guardia Civil en el Peñón

SEGUIMOS IGUAL, SE RÍEN DE NOSOTROS Y LOS QUE DEBEN DEFENDERNOS, MIRAN A OTRO LADO

Las patrulleras de la Guardia Civil que luchan contra la inmigración ilegal, el contrabando y el tráfico de drogas están siendo de nuevo acosadas duramente por la Armada Británica, la Royal Navy, en aguas del Peñón. Mientras tanto, los agentes siguen manteniendo las órdenes de no responder a las intimidaciones por lo que el acoso ha ido en aumento.

Según cuenta El Mundo, en las últimas semanas se han vuelto a multiplicar estas amenazas y se han registrado al menos seis incidentes de cierta relevancia. Además, el Ministerio del Interior habría sido informado puntualmente de todos estos altercados sin que haya tomado ningún tipo de medida pública.

El primero de estos incidentes se produjo el 19 de enero cuando se alertó a la Guardia Civil de movimientos extraños de la Policía de Gibraltar. Los agentes se trasladon al lugar y observaron que los británicos habían colocado boyas naranjas a lo largo de más de 600 metros de mar limitando ese lugar y queriendo señalizar “sus aguas”.

Días después, el pasado 1 de febrero, una patrullera española inspeccionaba una embarcación de recreo española cuando llegó la Royal Police y exigieron a los guardias civiles que abandonaran "sus" aguas. Los agentes españoles sólo se fueron cuando terminaron su labor de inspección pero la embarcación británica volvió después a inspeccionar la embarcación de recreo española entrando en aguas españolas.

Ese mismo día, la Royal Navy trató de interceptar una patrullera de la Guardia Civil y se situó a escasa distancia escoltándola. Después se dispusieron a grabar en vídeo a los agentes. Después, les cortaron la proa “de forma virulenta, creando un gran peligro para la navegación” por lo que tuvieron que cambiar el rumbo para evitar el abordaje.

Tan sólo un día después se produjo otro altercado con la Royal Navy. Al igual que el día anterior acosaron a la Guardia Civil colocándose en paralelo y grabando en vídeo a los agentes de la Benemérita.

El 9 de febrero hubo otros dos incidentes. Cuando los miembros del Instituto Armado acudían a identificar a dos embarcaciones se encontraron con dos embarcaciones de la Royal Navy que dieron un ultimátum de cinco minutos a los guardias civiles para que abandonasen el lugar mientras grababan a los agentes. Tras quince minutos de gran tensión los españoles volvieron a puerto e hicieron lo único que tienen permitido: informar de lo sucedido a sus superiores.

Por último, el 26 de febrero, guardias civiles y varios técnicos realizaban pruebas a una patrullera cuando una patrullera de la Royal Navy se acercó a toda velocidad. Los agentes españoles ignoraron la actuación británica. Por radio, la Armada del Reino Unido dijo que España estaba invadiendo aguas de “soberanía gibraltareña” por lo que supuestamente estaban infringiendo “la normativa internacional, al entrar en sus aguas sin autorización”.

Por su parte, los guardias civiles se limitaron a decir que la soberanía de las aguas era una interpretación unilateral y no compartida y cortó la comunicación. Posteriormente, crecieron las amenazas y los guardias optaron por no responder a las provocaciones.