HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

jueves, 23 de mayo de 2013

MIKEL ILLARRAMENDI ZABALETA


Uno menos.
A Mikel le llegó su San Martín: Un exmiembro de ETA muere en Panamá tras sufrir una agresión con arma blanca


Mikel Illarramendi Zabaleta, exmiembro de ETA que cumplió una condena en Francia, falleció el pasado sábado en Panamá a causa de las heridas con arma blanca que padeció como consecuencia de una agresión, según informa el diario “Gara”.

Illarramendi fue puesto en libertad por las autoridades francesas el 20 de mayo de 2011, tras haber cumplido siete años de una condena de diez que le impusieron los tribunales de París por pertenecer al “aparato logístico” de ETA. Tras su excarcelación fue expulsado a España donde quedó en libertad por no tener causas pendientes en la Audiencia Nacional.

Residente en la localidad guipuzcoana de Eskoriatza, Mikel Illarramendi solía viajar a Panamá por razones de trabajo. El pasado sábado fue agredido por unos desconocidos en la localidad de La Higuera, del distrito de Chepo. Los agresores atacaron con cuchillos a Illarramendi y a otras dos personas que le acompañaban, una de las cuales resultó herida, mientras el exmiembro de ETA murió a causa de las lesiones.

Mikel Illarramendi, nacido en Oñate hace 46 años, estuvo huido en América en los años noventa, aunque posteriormente regresó a Francia para reincorporarse a las estructuras de ETA. El 30 de julio de 2003 fue detenido en la localidad de Cahors (departamento de Lot), junto a otros dos miembros de ETA. Los tres integraban una célula del aparato logístico denominada “Los daltones” a la que se les intervinieron 448 kilos de material para la fabricación de explosivos y armas.

Los tribunales franceses le condenaron a diez años de cárcel y quedó en libertad el 20 de mayo de 2011, fecha en la que fue expulsado a España. Al no tener causas en la Audiencia Nacional quedó en libertad.

martes, 21 de mayo de 2013

Nuestros héroes de uniforme

Los españoles somos afortunados al poder contar con la Guardia Civil.

Según el último barómetro del CIS, entre el descrédito generalizado solo aprueban tres instituciones: la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía y las Fuerzas Armadas.

La valoración más alta es para la Benemérita. En sus 169 años de historia, este Cuerpo, fundado en 1844 por el Duque de Ahumada, se ha caracterizado por su abnegación, servicio a los ciudadanos, sacrificio y entrega, a pesar del derramamiento de su sangre frente al terrorismo.

Los ciudadanos valoran y aprecian a los guardias civiles. Siempre les obsequian con los mayores aplausos en los desfiles y se saben seguros gracias a su presencia. Para la nostalgia queda esa vieja estampa rural de la pareja con capote, tricornio y naranjero, sustituida ya por la imagen de una fuerza de elite capaz de desarrollar su actividad en cualquier medio, ya sea tierra, mar o aire. Además, en los últimos años se ha caracterizado por su participación en misiones humanitarias internacionales y por el desarrollo depurado de sus técnicas de investigación, no solo eficaces, también Fuerzas Armadas, ejemplo de patriotismo, entereza y profesionalidad. independientes. La Unidad Central Operativa (UCO) es una buena muestra de ello, aunque en ocasiones, la torpeza de algún magistrado lleve a romper la cadena de custodia de pruebas, buscando luego responsables entre los agentes que siempre han actuado con pulcritud.

Ya solo falta que el Gobierno de el paso definitivo para equiparar el salario de los guardias al de otros cuerpos, como Mossos d’Esquadra o Ertzaintza, mucho mejor pagados. También es necesaria una modernización de los medios con los que cuentan y la revisión urgente del estado de comandancias, puestos y casas cuartel. Y el destierro definitivo, entre sus filas, del veneno sindical de algunas asociaciones que propugnan la desmilitarización, que es naturaleza del Cuerpo, y sería antesala de su desaparición y absorción por parte del Cuerpo Nacional de Policía. La solución es simple: facilitar a quienes lo deseen su pase al CNP, de tal manera que permanezcan en la Benemérita sólo aquellos que profesan como un credo su Cartilla.

Los españoles somos afortunados al poder contar con la Guardia Civil. Y también con nuestra Policía, un cuerpo moderno y eficaz, cuya labor únicamente se ve empañada cuando algunos círculos de poder pretenden politizarla. Como en el Caso Faisán. Aunque sus logros y servicios, afortunadamente, son mucho más numerosos que esas injerencias.

Y nuestras Fuerzas Armadas, ejemplo de patriotismo, entereza y profesionalidad. Nuestros hombres y mujeres han dejado ya su huella en diferentes conflictos internacionales, mostrando su buen hacer y actitud, su capacidad operativa y su valor. Han derramado su sangre en misiones no siempre reconocidas por el Gobierno de turno y siempre han sido ejemplo de confraternización con la población local por remoto que fuera el paraje en el que se desplegaran.

El barómetro del CIS ha acertado. Los ciudadanos valoramos la entrega y el servicio público. Nuestro deseo sería que otras instituciones siguieran este ejemplo.

Javier Algarra

domingo, 19 de mayo de 2013

La Guardia Civil desaparecerá

El futuro, está asegurado
Va a costar trabajo, pero la Guardia Civil desaparecerá, no como cuerpo, pero sí desaparecerá todo ese olor a naftalina que la impregna. 

El primer cuerpo de seguridad pública de ámbito nacional fundado en 1844 por Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II Duque de Ahumada, dejará de existir en la forma que fue ideado en el siglo XIX. Muchos de sus principios, como la moral, la dignidad y el sentido del honor, permanecen inmutables en sus miembros.

Forman la estructura que ha permitido que la Benemérita perdure a lo largo de los años y la mayoría de los agentes los llevan incorporados incluso antes de presentar la solicitud de ingreso en la Guardia Civil.

Sin embargo, en otros aspectos el Instituto Armado arroja un irritante olor a naftalina. Hay procedimientos, formas de actuar, decisiones... que si alguna vez tuvieron su razón de ser, en la actualidad no hay ninguna justificación para conservarlas, entre otros motivos porque están en el límite de la Constitución y muchas de ellas quedan al margen de la legislación por la que nos regimos el común de los ciudadanos españoles.

Nadie con dos dedos de frente piensa que los guardias civiles sean personas extrañas que necesiten reglamentos especiales. Todos los agentes que actualmente forman parte la Benemérita han nacido en el siglo XX y en unos años se incorporarán los primeros nacidos en el siglo XXI. 

Sorprende que los ciudadanos que hoy son guardias civiles y los que lo serán mañana tengan que regirse por unos procedimientos conservados con naftalina que emanan de un ‘ayer’ que se remonta al año 1844.


Este sinsentido conduce a contradicciones como las vividas en las últimas semanas en Melilla. Por un lado la Comandancia sanciona a un agente por pedir la sustitución de una silla que suponía un riesgo laboral y por otro los mandos anuncian unos días más tarde la puesta en marcha de una Oficina de Riesgos Laborales para “promover la seguridad y la salud en el trabajo del personal de la Guardia Civil”.


La Guardia Civil, como hoy la conocemos, desaparecerá porque por fin habrá evolucionado o porque no habrá ciudadanos con sentido común que acepten que su vida laboral esté regida por normas y procedimientos del siglo XIX sin posibilidad de reinterpretarlos y adoptarlos a la realidad del siglo XXI. 

Sin duda, el propio Duque de Ahumada, quien supo diseñar un cuerpo de seguridad que se adaptara a las necesidades de su época, estaría dispuesto hoy a realizar esos tachones, esas correcciones y esos añadidos en su legado que reclaman los guardias civiles a los mandos.

jueves, 16 de mayo de 2013

FELICIDADES POR ESTOS 169 AÑOS Y QUE CUMPLAMOS MUCHOS MÁS.

AUNQUE A "ALGUNOS" LES DUELA, SOLOS EL CUERPO POLICIAL MAS ANTIGUO DE EUROPA.

Hemos pasado por todo tipo de gobiernos, haciendo cumplir la legalidad vigente y eso es lo que nos ha mantenido durante tantos años, por lo tanto:
FELICIDADES A TODOS Y SIGAMOS POR ESE CAMINO QUE NOS ENSEÑO NUESTRO FUNDADOS EL DUQUE DE AHUMADA.

domingo, 12 de mayo de 2013

Juan Carlos Toribio es expulsado de la Guardia Civil por su labor en la Asociación Mutua Motera


¿ SEGUIMOS CON UNOS MANDOS QUE SOLO DESEAN DESTRUIR EL CUERPO?, PUES AL PARECER PARECE QUE SÍ. CUANDO ALGO FUNCIONA, PERO NO SON ELLOS LAS ESTRELLAS, PUES SE ANULA Y SEGUIMOS EN LA MIERDA DIARIA.
Para éste blog, SIEMPRE SERÁS "UN MOTORISTA"

Desde éste blog, denunciamos los desconocimientos sobre tráfico que tienen la mayoría de los mandos. La experiencia en Tráfico se construye a base de kilómetros en servicio, que es lo que les falta a esos enterados envidiosos. Para nosotros sigues siendo UN MOTORISTA.

Incluso con un juicio de por medio a su favor, en el que se autorizaba a Juan Carlos Toribio a ejercer sus labores en la Asociación Mutua Motera, el Ministerio de Defensa le ha declarado "inútil" para el servicio dejándolo así fuera de la Guardia Civil de forma definitiva.

Juan Carlos Toribio es un Guardia Civil de Tráfico que en los últimos años ha dedicado gran parte de su tiempo libre, y de forma altruista, a trabajar y dirigir el Departamento de Seguridad Vial de la Asociación Mutua Motera. Ha ayudado a la formación de jóvenes, ha denunciado el mal estado de las carreteras y todo tipo de irregularidades que se producen habitualmente en las carreteras.

De ahí que Juan Carlos haya padecido multitud de expedientes disciplinarios por denunciar el mal estado de las carreteras, tanto como Guardia Civil, como en sus labores de voluntario de la Asociación Mutua Motera.

Se le prohibió, entre otras cosas, trabajar de forma altruista como voluntario en la AMM en cualquier función que tuviera relación con la Seguridad Vial, expedientes que uno a uno han sido rechazados por los Tribunales. Hace apenas dos semanas el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en sentencia firme, y por tanto no recurrible, ha dado la razón tanto a Juan Carlos como a la AMM, y ha autorizado la compatibilidad de su trabajo como Guardia Civil, con las labores de voluntariado en materia de seguridad vial en la AMM.

Ahora el Ministerio de Defensa lo declara inútil para el servicio, lo que automáticamente le deja fuera de la Guardia Civil y de forma definitiva. Era el último “cartucho” que les quedaba contra él.

Resulta sorprendente que alguien que ha sido condecorado y felicitado en más de 60 ocasiones y con semejante currículum en la Guardia Civil pueda ser declarado “inútil”. Pues sí, con este término se expulsa a Juan Carlos Toribio de la Guardia Civil. Un término que, aunque venga recogido en la legislación, resulta a todas luces anacrónico y sobre todo, absurdo, aplicado a un funcionario que durante toda su vida ha demostrado justo lo contrario.

sábado, 11 de mayo de 2013

20 AÑOS DESPUES MARRUECOS LO RATIFICA, PERO ELLOS DECIDEN A QUIENES ADMITEN. AL FINAL TODO SIGUE IGUAL


MÁS PACIENCIA QUE EL SANTO JOB


Los ministros del Interior de ambos países deben acordar en qué puestos fronterizo se devolverán los subsaharianos que salten la valla o lleguen en patera, según el tratado de readmisió hispano-marroquí.
Los ministros de España y Marruecos deberán fijar los puestos fronterizos en los que se realizará la devolución de los inmigrantes irregulares que entren en la ciudad saltando la valla o en patera.  Así lo marca el artículo 14 del tratado de readmisión firmado por ambos países en 1992 y que finalmente Marruecos ratificó en octubre pasado, veinte años después de su firma.
 
En este convenio hispano-marroquí la Benemérita tiene todas las esperanzas puestas porque, de cumplirse a rajatabla, ninguna patera llegaría a puerto español y todos los inmigrantes que salten la valla serían devueltos inmediatamente a Marruecos.

Es lo que vino a explicar ayer el comandante de la Benemérita Eduardo Lobo Espinosa, destinado en el Centro de Coordinación y Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras de la Dirección General de la Guardia Civil, de visita en la ciudad para participar en unas jornadas formativas sobre inmigración, organizadas en la Comandancia de Melilla por Aprogc.

“Un elemento fundamental que tenemos ahora mismo es el convenio de readmisión entre España y Marruecos firmado en el año 1992, pero que Marruecos no ratificó y publicó hasta octubre del año pasado. Marruecos ha tardado veinte años en publicar ese acuerdo de readmisión, pero una vez que está publicado, nosotros tenemos muchas esperanzas puestas porque puede ser y estoy seguro de que será en el futuro una herramienta fundamental a la hora de que Marruecos autorice al desembarco no sólo de las pateras que lleguen a España y que podamos interceptar sino también de los inmigrantes que se intercepten en el perímetro fronterizo”, dijo el comandante Lobo Espinosa.

Sobre la importancia de fijar los puntos desde donde se devolverán  los inmigrantes, el alto mando de la Guardia Civil apuntó que “una vez se definan esos puestos fronterizos, que perfectamente puede ser  el puesto fronterizo de Melilla, todos los inmigrantes que se intercepten en la valla podrán ser readmitidos directamente por Marruecos”. Además, añadió que “si por ejemplo se establece el puerto de Nador (como punto de devolución), una patera que sea interceptada en aguas de Melilla, podrá desembarcar allí, porque así estará establecido”.

En su opinión, “el acuerdo de readmisión es una herramienta fundamental” y la Guardia Civil debe empezar a “actuar en esa línea”.

Devolución ‘en caliente’
Consultado por la prensa sobre si el tratado hispano-marroquí de 1992 admite “devoluciones en caliente”, el comandante Lobo Espinosa aclaró que las readmisiones no están recogidas en esos términos en el convenio.
“Cuando se intercepta en la frontera o en las inmediaciones de la frontera a un inmigrante, la Ley de Extranjería establece que inmediatamente hay que ponerlo a disposición de la Policía Nacional para su devolución. No hace falta expediente administrativo para proceder a su devolución, pero en los países que tienen establecido, firmado y en vigor un acuerdo de readmisión se puede proceder a la readmisión de los inmigrantes”, dijo.

Por si no quedaba del todo claro lo que quería decir, subrayó que readmisión “es lo mismo que la devolución. Es decir, un inmigrante que sea interceptado, si Marruecos lo acepta se pueden readmitir inmediatamente sin ningún trámite administrativo, pero cumpliendo los requisitos lógicos y fundamentales de reflexión y comunicación entre los dos países”, afirmó.

Entre esos requisitos entra demostrar que el inmigrante que se quiere devolver procede de Marruecos. “Si tenemos por cualquier medio la manera de demostrar que ese inmigrante viene de Marruecos y ha sido interceptado a cinco, diez, cincuenta o cien metros de la frontera el acuerdo de readmisión permite que se readmita”, señaló.

Aunque el tratado hispano-marroquí fue firmado en 1992 y no se ratificó hasta octubre pasado, el comandante Lobo Espinosa recalcó ayer en Melilla que hasta entonces se venía aplicando de manera provisional. “Marruecos en unos casos aceptaba a los inmigrantes y en otros casos no los aceptaba porque no estaba publicado todavía en su ordenamiento jurídico. En teoría, al haberlo publicado en sus medios oficiales, tenemos las esperanzas puestas en que a partir de ahora acepte a todos estos inmigrantes”, aseguró.

Depende de Marruecos
Si las relaciones con Marruecos van a mejor, el comandante Lobo Espinosa cree que se podría frenar la llegada de inmigrantes a España a través de Melilla. “Llevo muchos años luchando contra la inmigración irregular y si una cosa tengo clara, es que la inmigración irregular no se puede cortar si no es con la voluntad y la cooperación de los países de origen y tránsito de estos flujos inmigratorios. Es decir si Marruecos no quiere cortar la inmigración, por muchas medidas que tomemos nosotros en España, no la cortaremos. La podemos mitigar o reducir, podemos mejorarla, pero cortarla, sólo se corta en el caso de que los países de origen o tránsito de la inmigración irregular lo quieran”, afirmó.

Y acto seguido puso por ejemplo el caso concreto de África Occidental. “Gracias a la colaboración de Mauritania y Senegal llevamos varios años en los que no ha llegado ningún cayuco a Canarias, a pesar, lógicamente de que en un inicio la Guardia Civil y el Ministerio del Interior tomaron una serie de medidas y frenaron mucho el flujo de inmigración pero no lo cortaron hasta que las autoridades de Mauritania y Senegal quisieron cortarla. En el caso de Marruecos es lo mismo. Nosotros en España podemos tomar muchas medidas y podemos mejorar los resultados y bajar las cifras, pero no cortaremos el tráfico de inmigrantes hasta que Marruecos colabore y parece ser que ahora estamos en una buena fase de cara a la posibilidad de tomar medidas importantes y de tener buenos resultados”, concluyó el comandante Lobo Espinosa.

El comandante de la Guardia Civil Eduardo Lobo Espinosa, destinado en el Centro de Coordinación y Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras de la Dirección General de la Benemérita en Madrid, estuvo ayer de visita en Melilla para explicar todo lo que está regulado tanto a nivel internacional, comunitario como nacional en temas relativos a la inmigración irregular y el Salvamento Marítimo. “Vengo a hablar de todo lo que está en vigor y he preparado un dossier que lo dejaré en Melilla a disposición de la Guardia Civil para cuando lo necesiten porque es una labor que se debe conocer por todo el mundo para saber cómo se debe proceder en cada momento”, explicó a la prensa poco antes de pronunciar su conferencia en el salón de actos de la Comandancia de la ciudad.