HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

domingo, 30 de noviembre de 2014

FOTOS CON HISTORIA

NUESTRO AMIGO JOSÉ MANUEL, NOS ENVÍA ESTAS FOTOS
ARCICOLLA (Toledo)
FUENSALIDA (Toledo)
FUENSALIDA (Toledo)

miércoles, 26 de noviembre de 2014

La reina Letizia suprime el homenaje a la bandera en La Zarzuela

Los guardias reales que custodian el La Zarzuela ya no pueden izar y arriar la bandera de España, ni hacer el homenaje a los caídos, como se hace cada dia en todas las instalaciones militares españolas. Los toques de corneta y el retraso a una peluquera desataron la antipatía de la reina con esta ceremonia diaria

En el Palacio de la Zarzuela, residencia oficial del jefe del Estado, el Rey Felipe VI, ha quedado prohibido desde hace unas semanas hacer las ceremonias de izado, arriado de bandera y toque de oración, obligadas en instalaciones militares. La reina Letizia es, según fuentes del palacio, la responsable de esta medida, que rompe la tradición de la guardia militar del Rey. Además, se ha trasladado el mástil que sostiene la enseña desde las proximidades del cuerpo de guardia a la zona llamada Magnolias, en las dependencias administrativas del complejo, junto a un párking. La Zarzuela no es una instalación militar propiamente dicha, aunque tenga guardia militar, sino la residencia oficial del Rey de España.

El cuerpo de guardia, en la proximidades de la residencia de los reyes –tanto de la de Felipe VI, como donde viven don Juan Carlos y doña Sofía–, era el escenario de estas ceremonias. A las ocho de la mañana en todas las instalaciones militares españolas se hace el izado de bandera, que consiste en un toque de corneta mientras se iza la bandera de España. Del mismo modo, al anochecer, otro toque de corneta marca el arriado; a continuación, el pelotón que rinde honores hace frente al lugar del ocaso del Sol y se realiza el toque de oración, en homenaje a los caídos. Los guardias reales que hacen guardia militar del Palacio de La Zarzuela han realizado históricamente estas sencillas ceremonias, que no duran más de un par de minutos.

Sin embargo, durante el verano, se supo que a la reina Letizia le resultaba incómodo el sonido de la corneta. En los amaneceres y los atardeceres del Monte de El Pardo, no muy lejos de su residencia, el pelotón de seguridad formaba junto al cuerpo de guardia. Además, hace unas semanas se vivió un incidente leve durante una de estas ceremonias. Los soldados del Rey pararon el coche de la peluquera de la reina, que iba a peinarla. El coche no contaba con el indicativo de seguridad de máxima prioridad que llevan los vehículos que trasladan a la familia, con lo que los guardias reales lo retuvieron durante los minutos que duraba la ceremonia. El enfado de Letizia Ortiz fue mayúsculo.

Un enfado que se une a la “alergia” que fuentes de Zarzuela asegura que siente la reina hacia los uniformes militares. En el pasado, algún soldado se ha visto en un serio aprieto porque informaba por radio, como era su obligación, de los movimientos de Letizia por la residencia. La reina, al oír que la radio crepitaba con indicaciones sobre su paradero, estalló en ira y reprochó al soldado que dijera nada sobre ella.

La cercanía del cuerpo de guardia a su residencia es otro motivo de enfado de la reina, a la que no le gusta que sus hijas se acerquen a charlar con los militares. Las infantas y sus primos tienen libertad de movimientos por el monte que rodea su residencia. Las tardes largas del estío hacen que la curiosidad lleve a los niños cerca de la guardia militar, con la que charlan de vez en cuando. Algo que no parece del gusto de Letizia.

La prohibición de dar honores a la bandera de España en la residencia del jefe del Estado, y tampoco se haga el homenaje a los caídos, se ha unido a un traslado del mástil. Estaba situado en el cuerpo de guardia, lugar de paso obligado de todas las visitas a La Zarzuela. Ahora se ha ido a las proximidades del "anillo 1", en la zona denominada Magnolias (por un enorme magnolio que la preside). Se trata de la zona administrativa del complejo.

La Guardia Real

La Guardia Real es una unidad compuesta por los tres ejércitos, destinada a dar guardia militar, honores de Estado y escolta al Rey y su familia. Lo componen más de 1.500 militares y tienen su base en El Pardo, en las inmediaciones de la finca de La Zarzuela. En su ideario está “la ejemplaridad”, tanto profesional como desde el punto de vista ciudadano, ya que están en el primer escaparate mundial como representantes de nuestro país.

Son más conocidos por su presencia en desfiles y honores a autoridades extranjeras, con sus uniformes de época, los ros emplumados en la cabeza y su brillante unidad de caballería. Sin embargo, tienen un entrenamiento militar intensivo, ya que se encargan de la seguridad táctica y militar de los lugares donde está el Rey, básicamente de su residencia oficial en La Zarzuela. Las 24 horas del día un número que se mantiene secreto de componentes de las unidades tácticas de la Guardia Real está desplegado en los lugares vitales para la defensa de la enorme finca que es el complejo de La Zarzuela.

Además de este trabajo, con uniformes azules específicos y polainas blancas, hacen la guardia militar en las cercanía de la residencia de Felipe de Borbón, Letizia Ortiz y sus hijas, las infantas Leonor y Sofía. Además de seguridad le dan el realce adecuado a la residencia oficial del primer representante del Reino de España, el Rey Felipe VI. Uno de los miembros de este cuerpo comenta con amargura su extrañeza por no poder homenajear a la bandera o a los caídos, “en la residencia del Rey de España, que encima es un militar de carrera”. La reina Letizia, amante de la música indie, no parece disfrutar tanto del quedo toque de la corneta cuando el ocaso cae sobre el Monte de El Pardo.

PD: Majestad si usted no ama a la bandera de España, por nuestra parte desde éste momento dejamos de apoyar a la Institución que usted representa y ésta decisión no tiene vuelta atrás.

viernes, 14 de noviembre de 2014

¿La UCO ha hecho algo mal por investigar la corrupción?

EL GOBIERNO, CULPABLE POR LA FALTA DELIBERADA DE MEDIOS

Los Guardias Civiles han decidido dar un paso adelante para denunciar las condiciones en las que están trabajando los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO), la sección del Instituto Armado encargada de diseccionar los grandes casos de corrupción. Aseguran que la falta de plantilla y recursos está provocando que los agentes de la UCO tengan que desechar nuevas líneas de investigación, y acusan al Gobierno de Mariano Rajoy de provocar intencionadamente esta carencia de medios, es que no se puede entender de otra manera.

La UCO es la unidad que se está encargando, entre otros casos, de la investigación del escándalo de los ERE y de la formación en Andalucía, de la trama Púnica de corrupción vinculada a Francisco Granados y, más recientemente, de la Operación Enredadera, unas pesquisas que salen del caso Mercasevilla, también asumido por esta unidad. El trabajo se acumula en las mesas de los integrantes de esta unidad, especializada en delitos económicos y societarios.

Plantilla insuficiente

Desde hace sólo unos meses, la UCO cuenta con un nuevo Grupo de Delitos contra la Administración, pero esta nueva sección apenas ha repercutido en la dotación de su plantilla. “Sólo cuenta con unos 75 agentes en Madrid. Es verdad que, al contrario de lo que ocurre en la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía, la UCO también cuenta con muchos efectivos en las comunidades autónomas. Sin embargo, no dispone de personal suficiente para afrontar todas las denuncias que le llegan”.

“Falta gente y medios”. “Y los agentes que ya están en la UCO no tienen de hecho ni jornada laboral. Tienen disponibilidad de 24 horas, y así es imposible realizar un trabajo tan difícil como el que tienen encomendado”.

Los corruptos se quedan en libertad

“La situación está tan al límite que los compañeros de la UCO están teniendo que descartar operaciones que podrían servir para acabar con más tramas corruptas únicamente porque no disponen de la plantilla necesaria para hacerse cargo de esas nuevas investigaciones”.

“La UCO tiene por desgracia mucho más trabajo del que puede atender”. “En la lucha contra ETA había todos los medios y recursos necesarios, pero aquí es distinto. Si nos doblaran la plantilla lograríamos hacer el doble de operaciones y sacar de la calle al doble de corruptos”.

Las cuentas son sencillas pero, el Ejecutivo no quiere que salgan. Acusan directamente al Gobierno del Partido Popular de mermar la capacidad de la UCO para limitar el alcance de sus investigaciones. “Acaba de aceptar, por ejemplo, que todas las comunidades que no tengan déficit puede sacar plazas para sus policías autonómicas por el equivalente al 100% de su tasa de reposición. La Guardia Civil y la Policía Nacional, sin embargo, hemos estado varios años con el 10% de la tasa de reposición y sólo el próximo año subirá un poco”. El plan contra la corrupción anunciado por Moncloa sólo contemple un aumento de jueces y fiscales pero no de las plantillas de la Policía Judicial, que al final “son las que generan el caudal informativo” que permite a la Justicia actuar.

Silencio del Gobierno

Con todo, el síntoma más evidente de que el Gobierno ha decidido darle la espalda a la UCO es la reacción que han tenidos los máximos responsables políticos de la Guardia Civil tras las últimas operaciones: Ni el director general de la Guardia Civil, ni el secretario de Estado ni el ministro del Interior han dicho ni una palabra de felicitación por las últimas operaciones de la UCO contra la corrupción de los partidos. Ni una.

Y si no dicen nada, ¿qué quieren que pensemos? ¿Que la UCO ha hecho algo mal por investigar la corrupción?.