HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

martes, 11 de septiembre de 2012

Los militares aseguran que no permitirán el troceamiento de España ni que se juegue con ella


AQUÍ LES DEJO UN ARTÍCULO DE ANTONIO GUTIERREZ, EN ALERTA DIGITAL, DONDE QUEDA MEDIANAMENTE CLARO, QUE YA ESTÁ BIEN. Y YO AÑADO QUE AL TRABAJO, SE VIENE, COMIDO, MEADO Y CAGADO.
Antonio Gutiérrez.-  
Nuestra Constitución, en su Artículo 8.1 dice; “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.
En al actual situación política de nuestro país, vemos a diario el arbitrismo y la discrecionalidad en cualquier orden de la vida, tanto social, como institucional. Ya sea en el poder judicial, en el de las grandes empresas privadas, en el financiero, como en la noble institución del los distintos Ejércitos españoles.
A raíz de las declaraciones del coronel Alamán en Alerta Digital, muchos militares se han unido a sus meridianas manifestaciones en cuanto al deber y misión del Ejército, que consagra la Constitución de 1978 en su artículo octavo, arriba transcrito.
Es grande el malestar en la Institución, dado que como en los demás órdenes de la vida, ésta se ha visto sometida a los caprichos e intereses de una casta política que degrada o asciende en función de simpatías o de silencios cómplices.
A los mandos de nuestro Ejército se le ha privado de la palabra, de los medios para desarrollar sus funciones de manera eficaz, así como se le ha alejado de las regiones en las que al parecer molesta a los políticos separatistas y nacionalistas.
Nuestro militares se encuentran en el más absolutos de los ostracismos, relegados a una mera función de Organización Humanitaria, más que a las propias de un ejército profesional. Y cuando nuestros soldados realizan funciones propias de su destino,éstas se callan y ocultan, o se hacen aparecer como ayudas humanitarias, no como acciones de guerra, como en Afganistán, cuando no, se sancionan y penalizan.
La penetración política en todas las instituciones del Estado llega ser insoportable, condicionando su libertad de acción y su mandato constitucional so pretexto de “el que se mueva, no sale en la foto”, frase pronunciada por Alfonso Guerra, que ha calado en la clase política sea del signo que sea, y que es puesta en práctica a diario.
Así, esta digna Institución ha de permanecer callada ante insultos a la Bandera de los españoles, a los pitidos a nuestro Himno Nacional, o a las quemas indiscriminadas de todo lo que suponga la identidad nacional en aquellos territorios españoles que dicen o desean no serlo.
La dejación de funciones de la clase dirigente nos ha traído, a día de hoy, a un manifestación independentista en Cataluña, a que se hayan crecido los políticas que pregonan del odio y el desprecio por todo los Español, sin que se deje actuar a los que “tienen como misión garantizar la soberanía” , que no es otro que Ejército.
Para los hombres honrados y fieles a una vocación, a un juramento y a un destino superior, como son nuestros militares, no se les puede estar tocando las narices de continuo y haciéndoles chantaje con ascensos y destinos de conveniencia. Las cosas tienen sus límites y las personas su honra y su dignidad, máxime en la Institución Militar.
Actuar sin hacer cumplir los destinos a los que hemos sido llamados y por los cuales hemos jurado dar nuestras vida, es traicionarnos en lo más íntimo de nuestro ser y existir. La Constitución lo dice claro, meridianamente claro, y los gobernantes no pueden obviar esta realidad. Nos consuela saber que los militares aseguren no estar dispuestos al troceamiento de España ni a que se juegue más con ella.
*Colaborador de AD y experto en temas militares.

No hay comentarios: