HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

jueves, 14 de octubre de 2010

Fuerzas Armadas en hibernación

ESTÁN CONSIGUIENDO DISOLVER AL EJERCITO Y NADIE HACE NADA. COMO OCURRA ALGO Y ESO SOLO SE PUEDE ESPERAR DE NUESTRO VECINO DEL SUR. ESTAMOS CON EL CULO AL AIRE. TAMBIÉN DEBEN SABER USTEDES, QUE LA OTAN NO CUBRE A CEUTA, MELILLA E ISLAS ADYACENTES. ¿NO LO SABÍAN?, PUES ES ASÍ.
El tercer ejercicio de recortes en los presupuestos de Defensa un —un -17,8 por ciento acumulado— supone para las Fuerzas Armadas (FAS) nuevos aplazamientos en los grandes programas de modernización, más retrasos en compras básicas para suplir blindados obsoletos, menos maniobras y de menor entidad, inmovilización de la mitad del parque de vehículos, adelanto de las bajas de unos barcos y amarre de otros, estirar la vida útil de los viejos submarinos pero usarlos lo menos posible, reducir ejercicios de vuelo y arreglarse con 3.000 soldados y marineros menos.
 
Los estados mayores dan otra vuelta de tuerca a sus planes de austeridad; el objetivo es ya la supervivencia de unidades y capacidades mínimas a la espera de tiempos presupuestarios mejores, y no antes de 2013. Las FAS entran en una especie de fase de «hibernación» en sus funciones básicas de seguridad doméstica y disuasión ante el exterior más próximo para consagrarse a las misiones internacionales: guerra de Afganistán, interposición en El Líbano y lucha contra la piratería en el Índico. Como repite un jefe de estado mayor, «nos hemos convertido en un ejército expedicionario».
 
La incógnita hasta ahora estaba en saber hasta qué punto se podía aletargar el funcionamiento general de las FAS para garantizar adiestramiento, medios y relevos de las unidades que salían al exterior sin que al final la operatividad de los ejércitos resultara dañada en su conjunto. En el Estado Mayor de la Defensa se habla ya de cómo preservar unas capacidades mínimas hasta que pase la crisis económica porque recuperar lo perdido tendrá un coste muy alto.
 
La contradicción básica es que el Gobierno aplica los mismos recortes en Defensa que en el resto de la Administración pese a que a las FAS se les exige más que nunca con esas misiones en el exterior y aunque es un departamento de los llamados «de inversión»: se perjudica a la industria nacional de alta tecnología y a las exportaciones de ese sector. Es el ahorro que sale más caro y se hace en el capítulo productivo que se suponía de más futuro.
Los datos de los recortes que incluyen los Presupuestos del Estado para 2011 son contundentes. Defensa pierde un 7,7 % sobre la partida de enero de este año, que ya fue del -6,2%. Y el ejercicio de 2009 empezó con otro -3,9%. De los 8.147 millones de euros invertidos en las FAS en 2008 se pierden mil: para 2111 sólo habrá 7.153.
 
En el furgón de cola
 
España está a la cola del gasto en Defensa entre los países desarrollados, con un 1,2 por ciento de su Producto Interior Bruto, casi la mitad que Francia, Italia o Gran Bretaña.
 
Para 2011 las partidas que sufren más rebajas son las destinadas a los programas de modernización (carros, cazas, aviones de transporte, helicópteros y submarinos) con un -37%. En la política de personal, el Gobierno ha aplicado las mismas limitaciones para contratar que al resto de los ministerios, como si los soldados fueran funcionarios. Habrá 3.000 plazas menos para tropa y marinería, con lo que Ejecutivo da marcha atrás en un problema que estaba a punto de solucionar, el de garantizar una cifra de reclutas mínima para la operatividad de las FAS, fijadas en 90.000 soldados. Sólo hay plazas para 83.000.
 
Por Ejércitos, los recortes serán muy similares —entre el 3,5 y el 5%— y cada cual cargará con sus problemas más acuciantes sin resolver.

No hay comentarios: