HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

martes, 10 de agosto de 2010

Gibraltar bloquea a una zodiac de la Guardia Civil y protege a unos sospechosos

¡¡ ME CAGO EN TODO LO QUE SE MENEA !!. ¿ES QUE YA NO HAY GUARDIAS CON UN PAR DE HUEVOS?. ¿ES QUE A NINGUNO SE LE HA FUNDIDO EL FUSIBLE DE UNA EMISORA Y NO HA PODIDO OÍR UNA ORDEN DADA POR UN MANDO ESTÚPIDO?. VENGA ESPABILEN Y LA PRÓXIMA VEZ, LA EMISORA NO FUNCIONA, Y SI ES NECESARIO LA TIRAN AL AGUA Y SE ESCUCHA MENOS. DE MI SE IBA A REÍR UN PIRATA INGLÉS.

Los desafíos de las patrullas de la Royal Navy y de la policía gibraltareña y el desamparo en el que viven los agentes de la Guardia Civil por parte de su Gobierno está haciendo que los civiles provoquen y se burlen de los guardias civiles sabiendo que siempre podrán huir hacia Gibraltar sin que pase nada.

Según cuenta El Mundo, esto es lo que ha pasado en el último incidente ocurrido en aguas del Peñón. Una embarcación neumática de la Guardia Civil realizaba labores de vigilancia cuando se acercó a identificar a dos ocupantes que iban en una moto de agua.

Sin embargo, los ocupantes se negaron a identificarse y se dedicaron a insultar y hacer pasadas para salpicar a los agentes. Hartos, los guardias civiles decidieron perseguirlos y detenerlos. Pero durante la persecución, tres embarcaciones de la policía gibraltareña se interpusieron, a pesar de estar en aguas españolas.

Entre reproches, los perseguidos se escudaron detrás de la policía de Gibraltar. Por tanto, los agentes del Instituto Armado instaron a los gibraltareños a que les entregasen a los ocupantes de la moto de agua. Pero éstos se negaron en rotundo. Más tarde, la Guardia Civil supo que uno de ellos, Jason L., está acusado de encubrir a su hermano en un crimen.

Pero esta vez, los guardias civiles estaban muy quemados tras tanta humillación día tras día y decidieron no dar un paso atrás ni retirarse. Pero en un nuevo jarro de agua fría la jefatura les exigió que se retirarán y sin los sospechosos.

2 comentarios:

eletse dijo...

Pues no sé si estaré dentro de lo lógico, pero viendo la noticia prefiero romper una lanza a favor de la patrullera, al que tendrían que inflar a hostias es al que dio la orden de retirarse, vamos eso es por lo menos mi opinión.
No puedo tildar de cobardes a los agentes, ellos querían plantar cara a los filibusteros ingleses y no les dejaron.

DORAMAS dijo...

Es igual, se tira la emisora al agua y se detienen a los piratas y a los de la patrullera inglesa. Con dos cojones.