HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

miércoles, 18 de agosto de 2010

Los beneficios penitenciarios a etarras no gustan a los guardias civiles

Con motivo del vigésimo aniversario del atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, Rosa Alcaraz, hermana del presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, envía una carta a sus hijas y hermano asesinados por ETA. En ella, critica la negociación del Gobierno.

Queridas hijas y hermano:

Hoy hace 20 años que os separaron de nosotros. Poco después volvimos a sufrir la perdida de vuestro abuelo Antonio que tanto os quería. Ahora, después de 20 años, el padre de papá, vuestro otro abuelo, está pasando por una enfermedad difícil. Así que podéis imaginaros los momentos por los que estamos pasando, pero aún así me dais fuerza para poder deciros como nos sentimos después de tanto tiempo.

Como ya sabéis, las cosas no han cambiado mucho. Siguen matando mientras el Gobierno sigue negociando. Bueno, algo ha cambiado. Lamentablemente, los asesinos y todo su entorno han conseguido entrar a gobernar en los ayuntamientos, a los terroristas se les llaman «hombres de paz» y a los atentados se les llama «accidentes». O sea, que según Zapatero, vosotros y vuestros vecinos perdisteis la vida en un accidente. Pero a mí no me van a convencer de todas estas mentiras. Yo sé que a vosotros os quitaron la vida con una bomba. Por cierto, os diré que el que ordenó poner la bomba para que todos saltáramos por los aires, en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, se llama Josu Ternera y que, irónicamente, estuvo en la comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco. El Gobierno, lejos de perseguirle, se reúne con él.
Se forman tertulias y debates en la televisión y en la radio. Algunos periodistas -y otros que no lo son- se permiten decir quiénes son víctimas y quiénes no. Incluso se permiten el lujo de medir el dolor de una u otra víctima. Dicen que los hermanos no somos víctimas, que unas son más víctimas que otras porque pertenecen a un partido político o a otro, que al tío José le tocó la lotería el día que os mataron?
Al tío José le insultan, le amenazan, le calumnian e, incluso, personas afines al Gobierno le ponen una querella por criticar su política en defensa de las víctimas. Nos dicen que nosotros no queremos que se acabe el terrorismo. ¡Mentira! Queremos que se acabe, pero con dignidad y justicia. Que no se use a las víctimas como carne barata en un mercado de muerte. Que nos escuchen. Que se entreguen las armas. Que se entreguen los terroristas. Que se cumplan las condenas. Eso queremos.
Ángel, quiero que sepas que nuestro hermano está defendiendo vuestra memoria a pesar de todo a lo que ha tenido que renunciar y soportar. Que su voz es la mía, la vuestra y la de muchas víctimas que estamos con él. Podemos estar muy orgullosos.
Con esta carta quiero mandar todo mi apoyo a los padres y familiares de los dos guardias civiles asesinados por ETA que han dado la vida por España como tantos otros. Me uno a vuestro dolor.
Esther, Miriam y Ángel: en vuestro nombre, rendición, ¡no!
Papá, mamá y vuestras hermanas os llevamos siempre en el corazón.

Rosa María ALCARAZ
Hermana del presidente de la AVT

Las victinas del atentado:

11 de diciembre de 1987

María del Pilar Franco Muñoz
Emilio Capilla Tocado
Rocío Capilla Franco
José Ballarín Gava
Silvia Ballarín Gay
José Pino Arriero
María del Carmen Fernández Muñoz
Silvia Pino Fernández
Ángel Alcaraz Martos
Esther Barrera Alcaraz
Miriam Barrera Alcaraz

Asesinados por ETA mediante un coche-bomba junto a la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza. El coche estaba cargado con 50 kilos de explosivo. La explosión provocó el derrumbamiento de parte del edificio. Murieron 11 personas y 36 resultaron heridas de diversa gravedad.

Emilio era de Valsequillo (Córdoba). Estaba casado con Pilar. Él, 38 años; ella, 35. Padres de Rocío, de 12 y Emilio, de 9. Murieron Emilio padre, Pilar, la madre, y Rocío. Quedó solo el pequeño Emilio, que resultó herido.

José Ballarín, de 31 años, había nacido en Zaragoza. Estaba casado con Teresa, 34. Tenían una hija, Silvia, de 6 años. Murieron José y Silvia. La madre, Teresa, resultó herida.

José Pino era de Santa Ana de Pusa (Toledo). Tenía 39 años. Estaba casado con María del Carmen, de 37. Tenían tres hijos: Silvia, de 7 años, Víctor, de 11, y José María, de 13. Murieron los padres, José y María del Carmen, y la hija pequeña, Silvia. Los dos mayores, Víctor y José María, resultaron heridos.

Ángel, de 17 años, era de Jaén. Había ido a Zaragoza a estudiar estilismo. Estaba a punto de examinarse para obtener el título. Era tío de Esther y Miriam, gemelas de 3 años. Murieron los tres.

Cinco niñas, un chaval, dos mujeres y tres guardias civiles. Entre los heridos, unos cuarenta, algunos graves.

Carta a Esther, Miriam y Ángel - La Razón 11/12/2007

En los últimos meses, el ministerio del Interior, que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acercado a más de una treintena de terroristas de ETA que cumplen condena a prisiones cercanas a la comunidad vasca. Además, más de una decena han sido recientemente trasladados a la cárcel alavesa de Nanclares de Oca, situada a apenas una quincena de kilómetros de la capital vasca

Estos últimos terroristas, que habrían firmado un escrito rechazando el uso del terrorismo para alcanzar fines políticos y una carta pidiendo perdón por sus crímenes, estarían gozando de varios beneficios penitenciarios. Este hecho no ha sentado bien entre los agentes de la Guardia Civil, para los que "un papelito arrepintiéndose no redime los asesinatos cometidos".

Alberto Moya, secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha mostrado este miércoles su rechazo categórico a cualquier tipo de beneficio penitenciario para los terroristas de ETA. "Nuestro colectivo, que ha sido históricamente uno de los más golpeados por la banda terrorista, primero no ve con buenos ojos y lo rechazamos enérgicamente los beneficios penitenciarios a terroristas con delitos de sangre, en segundo lugar el acercamiento a la 'kale borroka', ojo que es la cantera de ETA, lo ha sido tradicionalmente y lo va a seguir siendo", ha dicho.

En parecidos términos se ha expresado el vicepresidente de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO): "Nos parecen muy fuerte, que tengamos a gente metida en la cárcel por un robo de una radio y sin embargo casos como el de la Tigresa con veintitantos muertos, se le acerque y se beneficie de tratos penitenciarios; nos revuelve bastante el estómago".