HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

domingo, 29 de agosto de 2010

La Guardia Civil reconoce el "impacto" del atentado en Afganistán


El teniente coronel director del Centro de Adiestramientos Especiales de la Guardia Civil, Lorenzo Pardo, ha declarado que el atentado de Afganistán en el que este miércoles perdieron la vida dos de sus agentes ha causado un "impacto evidente" en el personal de la unidad, aunque la moral es "alta" para seguir realizando la misión, y ha defendido la adecuada instrucción de los guardias destinados en esa zona "de riesgo".

En declaraciones a la Cadena Ser, el teniente coronel ha señalado que "indudablemente" el atentado en el que perdieron la vida sus compañeros ha causado un "impacto evidente" al personal de la unidad operativa pero que pese a ello, la moral es "alta" y tienen una enormes ganas de "continuar con su labor".

Pardo reconoce que esta misión en Afganistán tiene sus riesgos pero ha precisado que el personal está "perfectamente instruido" para desempeñar este tipo de labores "tanto en el ambiente nacional como en el extranjero".

RELEVO EN BREVE

Además, el teniente coronel ha subrayado que se prepara un relevo de personal del equipo que sirve de enlace con la policía afgana y a mediados de septiembre se relevará al equipo en el que se integraban los dos fallecidos.

Pardo ha indicado que existen unos informes periódicos sobre la situación de los soldados españoles en el país árabe, al tiempo que ha desvelado que tenía "conversaciones periódicas" con el capitán Galera, al que hacía saber que "sus personas queridas en España, estaban atendidas".