HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

lunes, 20 de septiembre de 2010

Policías de Gibraltar actuaron en Cádiz sin avisar a España


Y A LOS GUARDIAS CIVILES, LES ORDENAN NO HACER NADA

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de San Roque (Cádiz) investiga una rocambolesca historia en la que presuntamente aparecen implicados dos agentes de la Policía de Gibraltar. De confirmarse los datos que aparecen en la denuncia, estos hechos supondrían un paso gravísimo en las tensas relaciones de los últimos meses entre España y el Peñón, a cuenta del hostigamiento que ha sufrido la Guardia Civil en la zona.

Por el momento, los investigadores dan por buena la versión que señala como policías a dos individuos que allanaron una vivienda particular en La Línea de la Concepción, sin autorización judicial, en busca de las supuestas pruebas de un atraco que se había cometido en el Peñón. Ya están en marcha las gestiones para averiguar la identidad de esos funcionarios y para que el juzgado curse una comisión rogatoria a Gibraltar.

Los hechos se remontan al pasado 4 de agosto. Ese día dos individuos, Charles Ernest Sardeña, de origen gibraltareño y Luke Gallini, británico, atracaron la joyería «Celine» en la calle Real de Gibraltar; golpearon al dueño y sustrajeron dinero y joyas. En el robo utilizaron una moto Kawasaki en la que huyeron en dirección a La Línea de la Concepción (Cádiz). Al día siguiente, según publicó el «Gibraltar Chronicle», la Policía gibraltareña detuvo a ambos individuos y les intervino varios efectos, entre ellos un juego de llaves de una casa situada en San Roque (Cádiz). Esa misma noche dos «bobbies» entraron en ese domicilio en el que vivía de alquiler Sardeña y su novia Rebeca Y. M. Ella no les permitió el acceso, según consta en la denuncia presentada por esta mujer ante la Guardia Civil a primeros de septiembre.

Los policías no accedieron solos, sino que les facilitó la entrada el dueño de la misma Nicholas A. V., residente en el Peñón, a instancias de los agentes que supuestamente buscaban pruebas del robo. Esa es la versión que le proporcionó el casero a su inquilina la misma noche del allanamiento de su casa; además le contó que los policías tenían llaves de la vivienda y querían hacer fotos de la moto.
Pero no se contentaron con esa «visita». Según la denuncia, al día siguiente el propietario y los dos policías entraron de nuevo en la casa de La Línea (entre las once y las trece horas) y se llevaron 2.000 libras, un fajo de billetes de 50 euros, tres cascos de motocicleta, un manojo de llaves y un contrato de arrendamiento del inmueble. Nicholas A.V., según reconoció el mismo, condujo la moto hasta la comisaría de Gibraltar, escoltado por los agentes gibraltareños. Allí le dieron un recibo bancario por el ingreso en un banco de la colonia británica de las 2.000 libras.
Los hechos, de confirmarse el contenido de la denuncia —se está a la espera de tomar declaración judicial al gibraltareño— son gravísimos, puesto que una Policía no española habría actuado por su cuenta en nuestro territorio.