HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

viernes, 3 de septiembre de 2010

Dos guardias civiles expedientados por denunciar la ruina del cuartel de Intxaurrondo


UNO, CONDECORADO POR LIBERAR A ORTEGA LARA

Uno de los que han luchado dignamente contra ETA, es sancionado. Supongo, que como ahora el gobierno se lleva bien con las conversaciones esas con ellos, castiga para que nadie se meta con ETA.

El sargento de la Guardia Civil Javier Sureda y el agente José Carlos Damata han sido expedientados por una presunta falta grave después de que, hace ya más de un año, participasen en un reportaje periodístico en el que se denunciaban las carencias de mantenimiento y seguridad del cuartel de Intxaurrondo, en San Sebastián.

Aquel reportaje fue publicado el 17 de agosto de 2009 en El Mundo, sin embargo el que mejor cubre la información este martes es ABC, que recuerda que en dicha información se contó con varios testimonios que posteriormente fueron valorados por el periodista.

Casi un año después, el pasado 26 de julio, el director general de Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, ordenó que se incoase un expediente a los dos agentes por poner en riesgo la "defensa nacional" y la "seguridad ciudadana". Se da la circunstancia de que este expediente se abre después de que el 18 de julio se determinase que el sargento Sureda no tiene ninguna responsabilidad en otro expediente que tenía abierto.

Uno de los aspectos más sangrantes del caso es el brillante historial de uno de los expedientados, el sargento Sureda, que fue condecorado por su participación en la liberación de Ortega Lara, resultó herido en un atentado de ETA e incluso estuvo a punto de morir tras interceptar a un atracador en un momento en el que no estaba de servicio.

No hay comentarios: