HONOR

HONOR
«¡Disciplina! Nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina! Que no encierra mérito alguno cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina! Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos, esta es la disciplina que practicamos, este es el ejemplo que os ofrecemos.»

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTRO SACRIFICIO Y TU ERES EL FUTURO

"EL AZOTE DE ETA"

miércoles, 22 de septiembre de 2010

EL PASTOR, RESULTA QUE AHORA ES EL LOBO

¿A DONDE VAMOS A LLEGAR?, OPERATIVAMENTE ESTO ES UNA LOCURA.

«Hay que trabajar con el sector privado porque con el dinero público no llega», admite el responsable de Aduanas.

La decisión de entregar el pilotaje y el mantenimiento de los siete aviones que utiliza la Agencia Tributaria en la lucha contra el narcotráfico a una empresa privada obedece estrictamente a una alarmante falta de medios del Servicio de Vigilancia Aduanera. A partir del 1 de noviembre, con un mes de retraso sobre el plazo establecido, la compañía Inaer será la responsable de los seis aviones C-212 de la AEAT. Así, la compañía controla toda la flota aérea de la agencia, que se completa con siete helicópteros de intervención.

El director general de Aduanas de la Agencia Tributaria, Nicolás Bonilla, confirmó a LA RAZÓN que el servicio de vigilancia era deficiente porque «los aviones del Ejército del Aire no disponían de cámaras de vigilancia nocturna, lo que dificulta la persecución de las bandas organizadas».

Sin cámaras térmicas

Según Bonilla, el espíritu del acuerdo firmado con Inaer y Airbus para privatizar el servicio «era conseguir una mayor operatividad. El Ejército del Aire tenía un problema para volar de noche y nosotros lo necesitábamos». Antes, las labores de vigilancia quedaban limitadas a las horas de salida del sol porque «no teníamos cámaras térmicas».

«Cuando avistábamos una embarcación en el Mediterráneo no sabíamos hacia dónde se iba a dirigir porque los desembarcos se suelen hacer de noche, lo que complicaba notablemente el operativo», añadió. Sin embargo, admitió que «también es un problema económico. En el contrato firmado con el Ejército había que ceder el 15 por ciento de las horas para formación de los pilotos y ahora todas las horas de vuelo son para nosotros, lo que supone un ahorro importante».

La noticia de la privatización, adelantada por LA RAZÓN la pasada semana, provocó numerosas críticas entre los sindicatos de la Agencia Tributaria, de la Policía y la Guardia Civil, que la calificaron de «inconcebible». Los representantes de estos trabajadores advertían de que la decisión ponía en riesgo la información de inteligencia –planes de vuelo, operaciones conjuntas nacionales y la colaboración con otros países, cooperación en materia de inmigración– y la operatividad de la lucha contra el narcotráfico.

En este sentido, Bonilla aseguró que estas acusaciones son infundadas: «La confidencialidad es clave para nosotros. El piloto conoce la ruta cuando se sube al avión y hay obligación de secreto y sigilo por parte de todos los funcionarios».

El director general recuerda que «hemos estado volando con pilotos de helicópteros que trabajan con la misma empresa y nunca hemos tenido problema. La información que tienen es limitada, aeronáutica, nada más. No participan en los atestados, ni saben quién hace la intervención ni el nombre de los detenidos».

Quintuplicar la inversión

Pero también admite que nadie está exento de corromperse. «Podía pasar con un funcionario y con un civil. Las empresas de seguridad con las que convivimos diariamente en puertos y aeropuertos ¿comparten la información con gente de fuera? No lo sé, pero para suplir este trabajo tendríamos que quintuplicar la inversión. En determinadas situaciones hay que trabajar con el sector privado, porque el sector público no llega».

Sobre las posibles dudas de si el departamento de asuntos internos de Hacienda tiene competencias para investigar a personal civil, el director general aclaró que «el servicio de auditoría interna actúa previamente y puede investigar cualquier actividad de la Agencia Tributaria. Si se sospecha que hay un delito, se traspasa la información a la Policía».

El director general de Aduanas de la Agencia Tributaria dijo no entender las críticas por descoordinación de las Fuerzas de Seguridad: «No sé por qué va a haber más descoordinación con la Policía y la Guardia Civil si las operaciones las dirigimos nosotros. A través de los órganos de contacto hay una colaboración constante que se va a mantener, que no va a cambiar sea quien sea el que pilote los aviones», aseguró.


Una labor de Policía Judicial
Los 150 agentes de la Agencia Tributaria tienen la misma consideración que la Policía Judicial. El equipo de investigación obtiene la información para que la dirección operativa ordene las operaciones. Cuando se produce un avistamiento de una embarcación sospechosa por parte de un avión, comienza el seguimiento. Los helicópteros acompañan la embarcación a la costa y alguna de las 47 embarcaciones (dos para grandes abordajes y patrulleras de 35 y 18 metros) realiza la intervención. En materia de narcotráfico, hay intervenciones conjuntas con Policía y Guardia Civil, pero también colaboran en materia de inmigración.